TANQUE PARA AIRE COMPRIMIDO (También llamados Pulmón de aire)

Spread the love

Muchos concordarán que grande es mejor, ¿no es así? Es mejor una gran casa, un gran automóvil, una gran televisión, una gran familia. Bueno, esto también aplica para el tamaño de un tanque para aire comprimido.

¡Cuando se trata de estos tanques, mientras más grande, mejor! Un tanque suficientemente grande te permitirá mantener un diferencial de presión menor (diferencia entre la presión de carga y apagado del compresor). Esto te puede ahorrar mucho dinero en consumo eléctrico, además de alargar la vida del compresor.

Mientras más chico el tanque, más presión debes generar para poder abastecer tu sistema, porque se vaciará muy rápido. Por ejemplo, si necesitas 90 psi, pero el tanque es muy pequeño, lo tendrías que aumentar a 120 o 130 psi, para que tengas el suficiente suministro. Rápido se llena el tanque, pero rápido se vacía también. Recuerda que TODA la presión por encima de 90 psi, es desperdicio de energía, lo que se traduce en pérdida de dinero $$$. Tu compresor suministrará aire a los 90 psi, y dejará de hacerlo a los 120 o 130 psi. Por cada 2 psi de presión de aumento de lo requerido, es un 1% de consumo energético extra. Entonces, si aumentamos hasta 130 psi, (diferencial de 40 psi) entonces tenemos un consumo energético extra de 20%.

En un tanque para aire comprimido grande, debido a que se llena más lentamente, dependiendo del suministro del compresor, también se vacía lentamente. Esto te permite mantener una presión más estable y tener una presión diferencial más corta. Lo ideal sería mantener una presión diferencial de 14.5 psi o, inclusive, menor. Es decir, que el compresor suministre aire a los 90 psi, y deje de hacerlo a 104.5 psi. En este caso, el consumo eléctrico sería de sólo 7% extra.

Inicialmente, un tanque grande te costará más $$$, pero también, a lo largo del tiempo te ahorrará mucho más $$$ que eso.

Algunos fabricantes recomiendan que el tanque se dimensione considerando 3-4 galones por 1 CFM de flujo de aire. Si el compresor suministra 10 CFM (10 pies cúbicos o 283 litros por minuto) de flujo de aire comprimido (aproximadamente 3.33 HP del compresor, considerando 3 CFM por 1 HP), entonces el tanque debería tener la capacidad de, al menos, 30 galones (10 CFM x 3 galones), lo que equivale a 113 litros. Tomando en cuenta 4 galones por cada CFM, para un mejor tamaño de tanque, sería un tanque de 40 galones o 150 litros. Si adquiere uno más grande, mejor.

Claro, puedes utilizar el tanque del tamaño que tú desees. De hecho, muchos de los compresores de tipo reciprocante (pistón) que se venden, ya vienen con su tamaño de tanque, pero este tamaño depende mucho de la aplicación y, sobre todo, el tiempo de uso.

Escoge el compresor y tanque para aire comprimido que mejor se acomoden a tu aplicación.

Mientras más pequeño sea el tanque, más trabajará tu compresor, y será más complicado tener una presión estable. ¡Si es más grande tu tanque para aire comprimido, tendrás mayores ventajas!

Verifica tu aplicación, y revisa si tienes momentos pico de consumo. Esto te puede decir si debes adquirir un tanque más grande.

Si quieres estar enterado de novedades en publicaciones y temas, por favor, pásate a nuestra página de Facebook, y déjanos tu correo, para que te lleguen nuestras últimas noticias.

Te veo por aquí, y sigue !Aprendiendo Hidráulica & Neumática!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *